¿Compras en tienda o compras on-line?

24 enero 2016


¿Dónde realizas tus compras? ¿Te gusta más ir a una tienda o te desenvuelves vía internet como una reina? ¿Jamás has comprado vía internet? ¿Se te ha olvidado cuando fue la última vez que fuiste a una tienda?
Podemos encontrar todo tipo de respuestas a estas preguntas. Yo soy la primera que compro online y eso no quiere decir que no me gusten las tiendas…
Pero… ¿Qué nos impulsa a la hora de hacer nuestras compras? ¿Cuál es el motivo que nos empuja a ir a una tienda o a comprar cómodamente desde nuestra casa?
No, no pretendo hacer un estudio psicológico de cuales son los motivos que empujan a la sociedad para decidirse por donde comprar... Lo único que pretendo es expresar algo que más de una vez me he planteado.
La comodidad es uno de los puntos principales que nos empujan a comprar online. No tengo que ir a ningún sitio, desde mi casa, a cualquier hora, en pijama o con un café en la mano, miro y remiro diferentes sitios y... ¡compro! En un tiempo record llega a mi casita, sin mover un dedo (o mejor dicho, moviendo el índice que aprieta mi ratón).
La variedad es otra de las grandes bazas de las tiendas online, sobre todo si son muy grandes. Puedes encontrar todo todito todo (o casi todo… J). Si te gusta una colección de papel seguro que encuentras todos los complementos que la misma marca ha creado para combinar con ese papel.
A estas dos facilidades se les une el marketing, que nos recuerda constantemente los nuevos productos que llegan y que (como en Zara) sino nos damos prisa nos quedamos sin sin ellos.
Hasta aquí son todo ventajas,… pero… ¿no existen desventajas? Si, claro está. La principal desventaja suele llegar cuando el color o el tamaño es algo decisivo en nuestra compra.
Como intentes comprar un adorno que te combine en color con un papel que tienes, y que no es de la misma marca y de la misma colección… ¡Estás perdid@! Igual eres de esas personas que tienes un don especial…. el de la suerte, porque si no... es difícil, muy difícil, conseguirlo.
El tamaño suele ser otro de los problemas… yo pensé… yo creía... no lo leí bien las medidas y cuando llega tu pedido ¡Zas! ¡Sorpresón!  ¡Vamos que el tamaño sí importa!
Hay otro punto importante, que no tengo claro si es una ventaja o desventaja, es la sencillez y facilidad que tenemos para hacer un pedido. Ventaja porque es muy fácil hacer el pedido en unos minutitos, desventaja porque acabas acumulando cosas, que meses después, no tienes claro porque las has comprado. A esto se le une unos gastos de envío reducidos, y no lo pensamos dos veces, ¡compramos!
Después de haber analizado todo lo que supone hacer un pedido vía internet, reflexiono lo difícil que lo tienen las tiendas de scrap. Son ellas las que realmente tienen que competir con la venta online y atraer al cliente a sus locales.

Pero ¿Qué me mueve a ir y comprar en una tienda?
El principal problema es tu lugar de residencia. Las afortunadas que viven en Madrid o en Barcelona lo tienen genial pero las que vivimos en provincias… no lo tenemos tan fácil. Con un poco de suerte, puede que en tu ciudad haya una tienda, pero cabe la posibilidad de que tenga un estilo que no te gusta mucho… Y entonces ¡estás perdida!
Con un poco más de suerte puede que haya más de una, pero generalmente van a ser tiendas no muy grandes, que no cuentan con una gran variedad de marcas y estilos. Entonces... ¿Cómo pueden competir con grandes tiendas online?
Pues muy fácil, estas tiendas cuentan con el Factor Humano.
Si, es imprescindible y vital. Este factor humano es el que me mueve a ir a otra ciudad a comprar, a ir a un taller duplicando el coste del taller por los gastos de desplazamiento, a arriesgarme a conocer otras tiendas. ¡El factor humano!
Me gusta que a los cinco minutos de entrar en una tienda me sienta cómoda. Que no me de vergüenza hacer las preguntas más simples, o pedir consejo sobre una elección que no tengo clara. No, no me gusta que me hagan la pelota, me gusta encontrarme con un@ profesional que me explique y aconseje, y que si algo no tiene, me ofrezca la posibilidad de conseguirlo.
Me gusta ver lo que compro, comprobar si el color es el que quiero, si la textura del papel es la que me gusta o la que me interesa, si puedo combinar ese papel que tanto me gusta con algo que encuentre por allí. Comprobar el tamaño de los brad, si el tamaño de las flores es el adecuado para mi mini álbum…  
Además, como valor añadido, fidelizan la clientela ofreciendo descuentos y servicios.
Me encanta que ofrezcan talleres controlados al milímetro y al segundo. Que me hagan sentir que soy capaz de terminar un trabajo. Que de cada taller me vaya con la sensación de haber aprendido algo nuevo y deseando llegar a casa para seguir scrapeando.

Para no extenderme más, diré que, aunque algunas veces compro online, jamás de los jamases el scrap sobrevivirá sin estas maravillosas tiendas, que no solo venden, sino que promocionan y potencian el scrap, forman a nuevas y a no tan nuevas scraperas, y sobre todo que es un placer conocer a algunas de estas pedazo de profesionales, como los son Ana y Lola.



Taller de Jezabel en Scrap House Vitoria. 



Actividades organizadas por Scrap House.


Taller en la Sonrisa Creativa

No hay comentarios

Publicar un comentario

scrapiradas © - DISEÑO BY HERPARK